Premio CES 2021: los edificios más sustentables están en el sur de Chile

En la categoría Certificado, la Piscina Temperada de Talca obtuvo el primer lugar; mientras que como Precertificado, fue reconocido el proyecto Sala Cuna y Jardín Infantil Pinocho de Temuco.

En un país altamente vulnerable al cambio climático, que requiere incorporar estrategias de sustentabilidad en sus edificaciones, la Certificación Edificio Sustentable (CES) reconoce anualmente a edificios que las han incorporado, de modo de poner en valor las mejores prácticas sustentables y el esfuerzo de certificarlas.

Este jueves 9 de septiembre, se realizó la ceremonia de la tercera versión del Premio CES 2021, donde fueron reconocidas las edificaciones con mejores puntajes en las categorías Certificado y Precertificado. 

“Nos llena de orgullo contar con más de 400 proyectos trabajando con CES de los cuales 74 se encuentran certificados, 238 precertificados y el resto en proceso de asesoría. CES, además de ser un reconocimiento al esfuerzo y logro obtenido por cada equipo en cada proyecto, acredita el aporte a mejorar la calidad de vida de las personas en sus ambientes de trabajo, atención, servicios, deporte, esparcimiento y estudio, donde pasan gran parte del día, impactando positivamente en nuestra sociedad”, comentó la presidenta de CES, Paola Molina. 

Este año, el primer lugar se quedó en la Región del Maule, donde la Piscina Temperada de Talca, mandatada por el Gobierno Regional y el Instituto Nacional del Deporte, logró un aumento significativo del confort térmico pasivo, una reducción de las demandas de energía para climatización e iluminación superior al 29% y una reducción del consumo de agua de más del 49%. 

“La eficiencia energética de CES se nota en el comportamiento interior de los edificios, en el confort. No sientes ni frío ni calor, es un confort muy especial. Si vas a la piscina lo vas a sentir”, afirmó el director regional de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas Maule, Ervin Castillo. 

El edificio -que cuenta con más de 1.900 metros cuadrados de superficie construida total- obtuvo 70 puntos de un total de 100 durante 2020, lo que le permitió alcanzar el nivel de Certificación Sobresaliente. “La certificación CES ha sido un tremendo paso en la calidad, el confort y la eficiencia de muchos proyectos. Nos pone muy contentos ser parte de esta misión, porque las nuevas generaciones tienen que vivir en edificaciones que no impacten en el planeta”, comentó José Antonio Espinoza, arquitecto de EBP Chile, entidad evaluadora CES.

Cambio climático

Durante la ceremonia de premiación, la presidenta del Colegio de Arquitectos, Jadille Baza, valoró el aporte de la certificación en la búsqueda de estándares de sustentabilidad en todas las edificaciones de uso público y el papel que cumplen los arquitectos en el proceso, incorporando las estrategias de sustentabilidad en los diseños. “Del registro de asesores CES más del 80% son arquitectos o arquitectas y en el caso de las evaluadoras CES el porcentaje llega a 70%. Esas cifras nos llenan de orgullo, pero también nos entregan una responsabilidad enorme. Celebramos a quienes se han acreditado y a quienes no lo han hecho, nos gustaría incentivarlos porque solo así podremos lograr edificios viables para los próximos 50 años”, señaló.

Según Jadille Baza, el cambio climático nos obliga -desde este momento y a 2030- a tener estándares que cumplan con lo necesario para poder mitigarlo. “En esa dirección, CES es una herramienta importantísima. Como Colegio de Arquitectos seguiremos comprometidos en visibilizar la certificación que refleja parte de la bella y compleja identidad climática y geográfica de nuestro país”, dijo. 

En tanto, Gabriel Prudencio,  jefe de la División de Energías Sostenibles del Ministerio de Energía, ratificó el compromiso de seguir colaborando con la certificación CES y poder levantar edificaciones sostenibles en Chile, ya que son en estas donde las personas pasan la mayor parte de su vida. 

El segundo lugar en la categoría Certificado se lo llevó la Escuela Los Troncos de Teodoro Schmidt, Región de La Araucanía, un proyecto de 360 m2, que destacó por su envolvente y diseño pasivo capaz de soportar los requerimientos climáticos del lugar. En tanto, el tercer puesto, lo obtuvo la Subcomisaría de Nonguén, ubicada en la Región del Biobío, logró que un 89% de la superficie tuviera condiciones para funcionar solo con iluminación natural.

Los mejores precertificados

El primer lugar en la categoría Precertificado, con 75 puntos, fue para la Sala Cuna y Jardín Infantil Pinocho de Temuco, proyecto mandatado por la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji). “Los educadores y los niños van a poder realizar sus actividades en espacios de óptima calidad ambiental interior, es decir, con alto estándar de luz natural, confort térmico, acústico y calidad del aire”, explicó Rodrigo Escobar, asesor CES de Serrago Consultores. 

Para el arquitecto Fabián Morales, de Arquiferreira, el trabajo coordinado en este proyecto fue fundamental. “Sin las indicaciones de nuestro asesor en eficiencia energética y sin la relación tanto de la arquitectura como del resto de las especialidades no se logra llevar a cabo un proyecto que sea coordinado, que sea eficiente y que cumpla con todos los requisitos del sistema de precertificación CES”, afirmó. 

Según Juan Pablo Orlandini, director regional de Junji Araucanía, contar con un espacio certificado a nivel sustentable, permite no solo asegurar que los niños asistan a establecimientos libres de contaminación, sino que, además, les brinda un confort térmico y ambiental acorde a sus necesidades y, desde, la educación inicial les ayuda a generar conciencia respecto del cuidado del medioambiente.

El segundo lugar en Precertificación se lo adjudicó el Centro Limnológico Araucanía de la Dirección General de Aguas; mientras que el tercer premio CES en esta categoría se lo llevó la Escuela Manzanar de Lumaco en la misma región.

La lista con todos los ganadores se pueden ver AQUÍ.

Necesitamos repensar, aportar y actuar ahora

Por Paola Molina, presidenta Certificación Edificio Sustentable (CES)

En esta nueva conmemoración del Día del Arquitecto quisiera escribirles a mis colegas con el fin de animarlos y empoderarlos hoy en nuestro rol frente a los desafíos que se nos prestan en esta década con miras a poder seguir viviendo al 2050 con el medio ambiente y clima, cercanos a los que conocemos y hemos vivido por milenios y que nos han permitido el desarrollo y la subsistencia.

Todos ya hemos percibido y escuchado el innegable cambio climático que nos afecta y hemos podido vislumbrar como no solo debemos trabajar en mitigar sus consecuencias sino también en planificar y desarrollar la adaptación a futuros escenarios posibles en que sea viable una sana convivencia entre el ser humano y el medio ambiente que lo rodea de manera que se facilite nuestra existencia.

Frente a este desafío, el sector de la construcción: arquitectos, ingenieros, constructores, técnicos y operarios tiene mucho que repensar y aportar. 

Para entrar en contexto revisaremos algunas cifras, es importante destacar que siempre son bastante conservadoras en relación con la realidad, debido a que los datos son difíciles de levantar y esto se complejiza más aún cuando hablamos de nuestra realidad local. 

Hoy el sector de la construcción representa el 40% del consumo de las materias primas a nivel mundial y en Chile somos responsables del 34% del total de los residuos sólidos generados en nuestro país.

También este sector en Chile, consume un 30% aprox. de energía y a nivel mundial un 36% de la energía global. 

En Chile el sector de la construcción genera un 30% de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y a nivel mundial las emisiones de CO2 son equivalentes a un 39% (28% operación y 11% Carbono incorporado considerando solo Acero, Cemento y Vidrio principalmente)

En temas de agua, a nivel mundial, el sector consume un 16% del total.

Estas responsabilidades, por falta de conocimiento, no la estábamos considerando dentro de las variables al momento del diseño, no teníamos la necesidad de hacernos cargo porque no eran visible, ahora si lo son y eso nos da una gran posibilidad de aportar a mitigar el cambio climático, también a adaptarnos y a mejorar la calidad de vida de las personas.

Así mismo, en ámbitos de calidad de vida, generábamos externalidades con edificaciones que actualmente promedian temperaturas fuera de los rangos de confort (19°-26°C) en épocas de frío y calor, obligando a los usuarios a depender de equipos de calefacción y refrigeración cuando es posible, y cuando no es viable, a sufrir con la pobreza energética. Lo anterior en un clima en gran parte de nuestro país bastante benigno, en que es muy factible controlar la demanda de energía con un buen diseño logrando muy buenos estándares de calidad de ambiente interior.

El desafío ahora es que debemos considerar todas las externalidades mencionadas al momento de diseñar, y debemos contribuir a disminuirlas en al menos en un 50% al 2030 de la demanda de energía de la nueva construcción y al 2035 una reducción de 50% de las Emisiones de CO2 de todo el parque edificado.

La buena noticia de hacernos cargo de este desafío es que es muy rentable en todos los ámbitos, tanto social, ambiental como económico. Tal vez la mayor barrera de entrada sea reconfigurar nuestras mentes creativas, en la manera de pensar, y de evaluar las prioridades en los diseños, para poder actuar y aportar. 

Con una mano creativa, considerando las variables anteriores y una buena capacidad de integrar especialidades saldrán proyectos formidables, como los que ya comienzan a aparecer alrededor de todo el globo.

Además:

  • • Hoy contamos con herramientas como BIM que nos facilitan la visualización de las externalidades y la integración de especialidades en fases tempranas de diseño, a tiempo de hacer cualquier ajuste para optimizar la calidad y ejecución de los proyectos.
  • • Tenemos certificaciones sustentables nacionales e internacionales, que nos permiten visibilizar los aportes en cada uno de estos aspectos y otros que nos ayudan además de mitigar y adaptar con nuestros edificios al cambio climático y mejorar considerablemente la calidad de vida de sus usuarios. Me permito en este punto destacar a las certificaciones nacionales porque están adaptadas a nuestras necesidades y realidad climática y sociocultural para lograr los mejores resultados: CES – Certificación de Edificios Sustentables, CVS – Certificación de Vivienda Sustentable y la CEV – Calificación energética de Vivienda, pronto también tendremos la CEEUP Calificación Energética de Edificios de Uso Público (no residenciales).
  • • Tenemos una normativa y política pública que está en proceso de fortalecimiento. Hoy en los Planes de Descontaminación Atmosférica desde ya, aplican la futura actualización a la Reglamentación Térmica (RT)en varias localidades del centro sur de nuestro país. Cuando prontamente se actualice la RT, esta tendrá alcance sobre todas las localidades de nuestro país mejorando considerablemente la calidad de vida de las personas.
  • • Tenemos en vigencia recientemente aprobada la Ley de Eficiencia Energética que hará obligatorias las calificaciones energéticas tanto de lo residencial como del área no residencial; y en espera de ser aprobada en el Congreso también está la Ley de Cambio Climático.
  • • Tenemos en desarrollo el Plan Nacional de Eficiencia Energética que proporcionará un marco para el desarrollo de la estrategia de nuestro país en esta temática.
  • • Tenemos la Estrategia de Economía Circular de la Construcción recientemente impulsada por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). El Construye 2025 y el Instituto de la Construcción (IC) con la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) de la CChC como facilitador congregando a los ámbitos públicos, privados y academia; como una acción concreta del sector bajo la Hoja de Ruta Nacional de Economía Circular 2020 – 2040, junto a la Hoja de Ruta RCD (Residuos de Construcción y Demolición) Hacia la Economía Circular 2035, con la que se espera dejar optimizado los depósitos de residuos del sector en lugares autorizados y abrir las vías de reutilización de ellos.
  • • Existen créditos verdes con tasas preferenciales para proyectos con las Certificaciones Nacionales.
  • • Etc.

Lo que necesitamos ahora, es acelerar y acrecentar la voluntad y determinación de los profesionales, técnicos y operarios del área, para avanzar con la mayor premura posible para ser parte de la solución a este gran desafío. Si no te has sumado ahora es el momento.

Los desafíos de Paola Molina a la cabeza de Certificación Edificio Sustentable

Avanzar a conquistar al sector privado para adoptar en sus proyectos el uso de la Certificación CES, difundir ampliamente el valor de la herramienta y contribuir con mejoras a la herramienta para aportar a la meta de la carbono neutralidad que se propone Chile, serán los principales retos para la arquitecta durante su gestión como presidenta de CES.

La arquitecta Paola Molina, que ha formado parte del Comité Directivo CES desde 2016, asume a partir de julio la presidencia de la Certificación Edificio Sustentable (CES), en representación del Colegio de Arquitectos, entidad a la que le corresponde este liderazgo durante el período 2021-2023.

Este es un desafío que -según dice la profesional- asume con un alto grado de compromiso. “Conozco la certificación desde antes de que naciera. He visto todas sus etapas y procesos a la fecha y creo que es una herramienta muy valiosa a nivel nacional, que permite levantar competencias en el sector construcción vinculadas a la sustentabilidad, un tema puesto en la palestra tanto por la necesidad de mejorar la calidad de vida de las personas como de cara a responder con las acciones necesarias para enfrentar el cambio climático”, señala la nueva presidenta de CES.

Para Molina, quien también preside el subcomité de Economía Circular del Instituto de la Construcción (IC), los mayores retos que enfrenta CES en este momento contando con un amplio respaldo desde el sector público en los proyectos que desarrolla la Dirección de Arquitectura del MOP y otras entidades del Estado, son lograr que se levanten edificios Net Zero y conquistar al sector privado. “Que también valoren a CES como una herramienta, que permite sin un incremento adicional del costo -desde el diseño- disminuir considerablemente las demandas de energía y mejorar la calidad de ambiente interior al relevar el diseño pasivo en los edificios”, señala.

Paola Molina también comenta que en este periodo es importante que se concrete la esperada actualización de la Reglamentación Térmica que incluirá en su nueva versión a edificios de uso público de salud y educación. “Mirando los estándares térmicos a nivel internacional hoy estamos muy por debajo de la media, cosa que debería cambiar con la futura actualización”, dice.

En varias ciudades de Chile, desde Rancagua al sur, se han impulsado dentro de los Planes de Prevención y/o Descontaminación Atmosférica (PPDA), la aplicación obligatoria de la propuesta de actualización de la Reglamentación Térmica, lo que ha generado, en dichas ciudades, un impulso al desarrollo de una cultura de la edificación sustentable, logrando un notable avance de la industria en el desarrollo de mejores soluciones constructivas y mejores diseños. 

“La calidad del ambiente interior o de la iluminación natural o artificial, no son aun factores tan visibles al momento de solicitar un proyecto o comprar un edificio, ni tampoco las posibilidades que ofrece el diseño para lograr espacios de calidad y CES es una gran herramienta que permite visibilizar el desempeño en esos campos y muchos otros mas. Antes se privilegiaban más las terminaciones, pero eso ahora está cambiando rápidamente, hoy y sobre todo después de esta pandemia hay más conciencia de la importancia de la calidad de ambiente interior”, explica la profesional.

CES también incentiva la integración temprana de especialidades en la arquitectura, lo que inciden positivamente en una obra, esto, desde que se toma la más mínima decisión como generar una ventana o levantar un muro, con el fin de responder adecuadamente a las condicionantes del cliente, el clima y otros factores importantes a resolver en un proyecto. 

Ahora el objetivo es responder, con la herramienta CES, promoviendo las condiciones que se necesitan para avanzar hacia la carbono neutralidad, valorando los edificios con balance energético cero. “La certificación tiene que ir generando los indicadores necesarios, para que se vaya moviendo toda la industria hacia esa ruta”, opina Molina.

Si bien las certificaciones internacionales han sido valiosas, en este sentido, al ir abriendo el camino y poniendo temas de sustentabilidad sobre la mesa, las condiciones de los países que los generan son diferentes. “Los climas, los estados de desarrollo de la industria y materiales, son distintos, eso va generando barreras para lograr el alcance esperado. En cambio, las certificaciones nacionales están considerando parámetros sociales, ambientales, económicos y culturales a nivel local lo que permite lograr excelentes resultados”, acota la nueva presidenta de CES, quien valora poder contar con un directorio que representa al sector público-privado, a la academia e industria, lo que aporta una visión amplia y vinculada a la realidad país. “Necesitamos certificaciones como CES, que ayudan al país y al sector de la construcción a avanzar en los desafíos de hoy y los que vienen por delante”, concluye.

Normativa de aislación térmica, aliada para mejorar la calidad de vida de las personas

Por: Paola Molina, directora y presidenta del Subcomité de Economía Circular del Instituto de la Construcción (IC).

En el área de la construcción están sucediendo notables avances en relación con la eficiencia energética, que de alcanzarse todos, mejorarán considerablemente en nuestro país la calidad de vida de las personas en sus viviendas, lugares de estudio y trabajo, aportando también ahorros.

Con el sustento de destacadas competencias técnicas en algunas unidades del Estado y la academia, que aportan una visión de objetivos clara frente a los desafíos a mediano y largo plazo, y también con la creciente colaboración de la industria y distintas instituciones público-privadas que empiezan a avanzar y aportar en los desafíos que tenemos por delante; estamos frente a un escenario muy positivo que necesitamos consolidar frente a las actuales demandas sociales, económicas y ambientales.

Actualización de la Reglamentación Térmica (RT) 2021

A fines del año pasado, el Minvu hizo una consulta pública para actualizar la Reglamentación Térmica (RT) vigente desde el 2007, cuya base de actualización se sacó de un estudio desarrollado para el Minvu en el año 2013.

La RT del 2007 considera aislación en complejos de techumbre, muros, pisos ventilados y ventanas con estándares bastante básicos que han colaborado a la industria a introducir gradualmente parámetros de eficiencia energética en gran parte de la envolvente y en mitigar las patologías y la inconfortabilidad térmica. Pero la propuesta de actualización sube las exigencias, agrega componentes de puertas, sobrecimientos, superficies de ventana, orientación, infiltraciones, ventilación y condensación, lo que augura mejoras cuantificables en los resultados.

Hoy se espera su pronta aprobación después de 14 años, para poder garantizar, sobre todo en estos tiempos, condiciones positivas de habitabilidad para las viviendas nuevas de nuestro país, algo fundamental para subsanar a futuro la pobreza energética, lo que significa muchas horas al año sin un confort térmico, patologías en las murallas, enfermedades y altos costos en calefacción.

Pendiente queda para futuras etapas, abarcar las viviendas para paulatinamente ser actualizadas mejorando también sus estándares.

Es importante destacar que, en la actualización, además de viviendas, se incorpora edificios de salud y educación. Por su parte, los edificios de uso público gestionados por la Dirección de Arquitectura del MOP, ya cuentan con muy buenos estándares y resultados para la envolvente detallados en los TDR que exigen para sus licitaciones.

PPDA: Planes de Prevención y/o Descontaminación Ambiental

En el año 2015, el Ministerio del Medio Ambiente, ante la creciente problemática de la calidad del aire en muchas ciudades desde O´Higgins al sur y con colaboración del Minvu, ocupó el estudio elaborado en el Minvu el 2013, para aplicarlos como una medida efectiva para las ciudades con necesidad de descontaminación ambiental, creando los PPDA.

Los PPDA, al aplicar las exigencias de la propuesta de Actualización de la RT 2021, validan la capacidad de la industria y del mercado para asumir las nuevas exigencias a nivel de todo el país a través de la actualización de la RT. Además, año a año se incluyen más localidades, permitiendo avanzar hacia la descontaminación de cada lugar.

Ley de Eficiencia Energética

Por otra parte, en enero pasado salió la Ley de Eficiencia Energética la cual en aproximadamente 24 meses más, obligará a empresas constructoras e inmobiliarias y los servicios de Vivienda y Urbanismo, a través de sus artículos 3 y 4, a usar la Calificación Energética en todos los proyectos nuevos, inicialmente de viviendas (CEV) y en 48 meses se incorporarán los edificios de uso público, comerciales y de oficina a través de un sello que actualmente se encuentra en desarrollo, que será la Calificación Energética de Edificios de uso público (no residenciales).

La Calificación Energética es una etiqueta parecida a la de los electrodoméstico que muestra cómo se comporta la edificación energéticamente, destacándola con una letra y mostrando un porcentaje de ahorro frente a la misma vivienda, comparándola con las exigencias vigentes de la actual RT. Las letras van desde la A+ hasta la G; en la letra G se encuentran todas las viviendas construidas sin ninguna exigencia térmica, que son las construidas antes del año 2000, en la letra F están las que cumplen solamente con las exigencias de complejos de techumbre, y en la letra E las que cumplen con la actual Reglamentación Térmica. Las viviendas que cumplan con la futura actualización de la RT estarán cercanas a las letras C y D que ya garantizan un adecuado ahorro y calidad del ambiente interior, desde la letra B hacia arriba, se consideran viviendas con un alto propósito de eficiencia energética y con un poco de más de costos asociados para lograr dicho propósito.

Lo importante de esto es que en 24 meses más, gran parte de las personas que vayan a comprar una vivienda, podrán tener un sello objetivo a la vista, que les permita comparar y ver cuál de las opciones de compra es la más conveniente en relación a su eficiencia energética desde el diseño y de sus equipos de clima, destacando el ahorro energético que implica viviendas con una mejor letra y mejor porcentaje de ahorro, influyendo positivamente en la decisión de compra.

Es importante comentar que para que la actual Ley de Eficiencia Energética logré cumplir su propósito de impulsar adecuados estándares en todas las edificaciones a nivel nacional, es fundamental que se tramite pronto la Actualización de la Reglamentación Térmica 2021, sino el piso con la actual reglamentación será muy bajo para avanzar hacia mejores estándares de calidad de vida y ahorro de energía.

Fuente: Preservar