El camino de Colbún a la eficiencia en la edificación

Con un proyecto certificado y otro precertificado aspirando a nivel sobresaliente, la empresa de energía está preocupándose de alcanzar los más altos puntajes para certificar sus edificios, cuidando aspectos como el confort térmico, el manejo de residuos y la eficiencia.

Las oficinas de la Central Hidroeléctrica Angostura de Colbún, que opera desde el 2014 en Santa Bárbara y Quilaco, Provincia del Biobío, obtuvieron la Certificación Edificio Sustentable hace dos años. Ese fue el comienzo del camino a la edificación sustentable que tomaron los dueños de la consultora Efizity, cuyas oficinas administrativas Planta Fotovoltaica Diego de Almagro Sur, están a la espera de su propia certificación.

“En Angostura, el proyecto Embalse Angostura o Central Hidroeléctrica Angostura, hizo todo un parque con camping, miradores, senderos, centro de visitantes. La idea era hacer oficinas administrativas de la manera más sustentable posible. Además, queríamos que fuera un lugar abierto para las personas y que se pudiera aprovechar la luz natural mirando hacia el embalse, lo que le daba una armonía a la gente que trabaja”, detalla Susana Morales, subgerente de Proyectos Complementarios de Colbún.

La empresa inició el camino a la edificación sustentable porque buscaba una certificación nacional que le permitiera medirse con sus parámetros y estándares, considerando aquellos que localmente eran importantes como, por ejemplo, la aislación térmica.

En Angostura, se hizo un gran esfuerzo para lograr espacios que fueran eficientes tanto en el uso de energía como en el uso del agua, lográndose altos niveles de confort térmico, calidad visual, estándares acústicos y manejo de residuos. “La gente quedó maravillada por el proyecto. Deben visitarlo unas cien mil personas al año. Ahí aprendimos que registros había que dejar y luego, repetimos lo bueno de Angostura, como las soluciones de clima y ventilación, aislación térmica en zonas donde hace mucho calor en verano y frío en invierno, aislar suelo, paredes y techumbre”, comenta Susana Morales.

En el siguiente proyecto, que fue el de las oficinas de la central hidroeléctrica en la Región del Maule, se usaron los mismos proyectistas y se reciclaron cosas del proyecto anterior. “Sabíamos cómo tomar las fotos y seguir los protocolos. Dentro de las oficinas te das cuenta del uso de la luz, en la mañana se aprovecha al máximo. El confort de las oficinas también, respecto del uso eficiente”, indica la subgerente de Proyectos Complementarios de Colbún.

Precertificación sobresaliente

Hace un mes, en la empresa se enteraron de que habían sido destacados con la siguiente observación en la Precertificación de su edificio en la Región del Maule: “los requerimientos obligatorios se encuentran aprobados, por lo que el proyecto cuenta con su etapa de certificación aprobada, permitiéndole postular a la categoría Sobresaliente con 72 puntos”. Tres líneas que significaron mucho para todo el equipo detrás. “Fue muy emocionante. Nosotros estamos haciendo un proyecto de reducción hídrica, que fue uno de los temas que más nos costó probar en este proyecto. El objetivo es bajar el 80% del consumo de agua en todos los jardines y privilegiar especies locales autóctonas”, afirma Susana Morales.

El paisajismo ha sido uno de los elementos destacados en los proyectos de Colbún, donde están trabajando con la diseñadora de paisajes Luz María De la Vega. “Con ella estamos desarrollando los proyectos, al menos en el 80% de las centrales. Es un paisajismo simple, que usa aspersores muy básicos. Ya no se ven los grandes jardines, es algo bonito pero más moderno y que nos permite cuidar el medioambiente”, concluye la ejecutiva.

Los atributos del centro de atención de la Mutual de Seguridad en Providencia

Sistemas de climatización e iluminación altamente eficientes, espacios exteriores amables y otros atributos garantizarán el bienestar de los usuarios, una vez que el edificio entre en operación.

Recambio de aire, diseño acústico, revestimientos que buscan evitar el ingreso de contaminantes al interior y un amplio acceso a luz natural son parte de las cualidades que aumentan la sensación de confort interior del Centro de Atención Providencia de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción. 

En 2018, el proyecto fue inscrito para obtener la certificación CES Hospitales, pero, desde mucho antes, sus ejecutores estaban preocupados de mejorar la productividad y, al mismo tiempo, dar seguridad a los usuarios. Por eso, en primer lugar, el recinto cuenta con espacios exteriores amables para los funcionarios, vegetación y mobiliario que favorecen el descanso y distracción; y, en segundo lugar, con revestimientos de pisos, muros y cielos, pensados para disminuir al máximo los eventuales contaminantes ambientales que pudieran ingresar a los espacios interiores.

En términos de eficiencia energética, el proyecto que contó con la asesoría de Efizity, disminuye al máximo las ganancias por radiación mediante su diseño de celosías exteriores y, además, cuenta con un sistema de climatización en base equipos de volumen de refrigerante variable (VRV) e iluminación de alta eficiencia.

Coordinación interdisciplinar

“Este es un edificio compacto, donde no había mucho espacio para instalaciones y ductos, así es que hubo una etapa de coordinación que fue bastante larga. Hay que considerar que, a diferencia de los proyectos convencionales, para este proyecto se consideró el estándar de ventilación ASHRAE 170 Ventilation of Health Care Facilities, específicamente, para recintos de salud, boxes de atención de urgencia, consultas médicas y salas de terapias recuperativas”, explica Tamara Quiroz, jefa de Proyectos Comerciales de Efizity y asesora CES acreditada.

Según la arquitecta, en este proyecto la coordinación de especialidades fue crucial, al igual que la revisión que exige la certificación CES Hospitales. “Las observaciones de IDIEM por parte de CES fueron muy buenas. Había unos sellos de ventana, por ejemplo, que no se habían instalado y también nos pidieron dejar el paisajismo listo para poder certificar. Sus comentarios fueron muy pertinentes. Estamos súper contentos con el proyecto que logramos certificar antes de la puesta de operación”, dijo.

Como área de infraestructura, comenta la jefa del Departamento de Desarrollo Inmobiliario de la Mutual de Seguridad, Alba Welsch, fue todo un desafío trabajar con eficiencia energética y sustentabilidad. “Estar impregnados de ese espíritu comprometido con el ahorro, la gestión y el consumo. Hace tiempo estábamos esperando trabajar con esto. A lo mejor se requiere una inversión inicial un poco más alta, pero en el largo plazo se compensa con las mejoras en confort interior, climatización y ahorro”, señaló.

Aunque aún no se inaugura, el centro que cuenta con urgencias, box de procedimientos, box médicos, centro de evaluación de trabajo, kinesiología, sala de Rx, entre otros servicios, ya está listo para recibir a pacientes y funcionarios. “El inicio de la operación está supeditado a la autorización del seremi, pero esperamos comenzar a operar en un par de meses. El área de usuarios aún no ha percibido las condiciones climáticas envidiables. Pero, esperamos tener esas observaciones positivas, para seguir trabajando con certificaciones que nos obliguen a cumplir con estándares de eficiencia”, concluyó la arquitecta Alba Welsch. 

Ficha técnica

  • Mandante: Mutual de Seguridad CChC
  • Unidad Técnica: Mutual de Seguridad CChC
  • Arquitecto: Seiji Shirazawa
  • Superficie: 5.478 m2
  • Ubicación: Providencia, Región Metropolitana
  • Asesor: Efizity
  • Entidad Evaluadora: IDIEM
  • Constructora: LD Constructora
  • Nivel de certificación alcanzado: Certificación Destacada 
  • Puntaje alcanzado: 57,5 puntos

El imponente edificio de la Facultad de Administración y Economía de la USACH

En el diseño de esta obra destacan su base circular y forma piramidal, sus muros parcialmente acristalados, las terrazas con áreas verdes en cada nivel y una terraza en altura, desde donde se puede observar todo el campus.

En una superficie de más de 13 mil metros cuadrados se emplaza el nuevo edificio de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), en proceso de precertificación CES. El diseño -hecho por Marsino Arquitectos Asociados- contará con doce pisos de 3,40 metros de altura para privilegiar el espacio y la libertad.

Con la asesoría de Efizity, el edificio ha logrado disminuir la ganancia térmica e incorporar un eficiente sistema de protección solar en la fachada. “No es 100% climatizado, solo hay calefacción en las salas y sistema para aire frío con tecnología inverter en las oficinas y estudio”, comenta Carlos Saldaña, asesor CES de Efizity.

La infraestructura consta de 12 pisos y tres subterráneos, salas de clases, auditorio para cerca de 350 personas, salas de estudio, recintos para profesores, cafeterías y casino. Su diseño incorpora espacios para centros de alumnos y una amplia cafetería central para estudiantes y funcionarios que se proyecta a los jardines exteriores.

La arquitectura del edificio invita a aprovechar los espacios, evitando puertas y cierres, para transitar por pasillos que unen los pisos como abriéndose a la conversación entre los usuarios, porque todo confluye en este proyecto único que busca fomentar la participación de los estudiantes, en todo lo que conlleva la vida universitaria.

Menos ganancia

Otro elemento diferenciador de esta mega obra -que sobresale por su belleza en Estación Central- es el uso de acero reciclado y otros materiales de bajas emisiones, según Saldaña. “Se pensó en el confort de los estudiantes, hubo estudios acústicos en salas y auditorios para lograr el mayor confort posible”, detalla el asesor CES.

 En tanto, las celosías verticales y profundas que adornan rítmicamente la fachada evitan la radiación solar directa. “Como las salas tienen harta ganancia térmica el objetivo fue evitar lo más posible las ganancias solares. Las salas, además, se ventilan mediante las ventanas”, afirma Carlos Saldaña.

Cuatro datos clave

Características pasivas: celosías verticales, cristal doble vidriado hermético.
Sistema de climatización: calefacción con calderas de condensación para salas de clases y oficinas; otros programas sistema de VRV Inverter.
Iluminación: se privilegia la iluminación natural de los espacios y se usa tecnología LED para la iluminación artificial.
Materiales: acero reciclado para la estructura y materiales de bajas emisiones para las terminaciones.
Ahorro de agua: el proyecto considera ahorro de agua tanto para el paisajismo, con vegetación de bajo consumo y riego por goteo; como para los artefactos sanitarios que también son de bajo consumo.