Columnas

 Premio CES: Bienestar de los mayores y entornos amigables

Por Octavio Vergara Andueza, director nacional del Servicio Nacional del Adulto Mayor
Senama 428El año pasado tuvimos el honor de participar en la primera versión de los Premios Certificación Edificio Sustentable, CES, y recibir un importante galardón por el Centro Diurno Referencial del Adulto Mayor de Punta Arenas, que se adjudicó el primer lugar en esta premiación, que busca reconocer el resultado de proyectos que han incorporado esta herramienta de certificación nacional.

Este centro diurno, construido especialmente para el trabajo con las personas mayores, es un recinto que fue pensado y diseñado precisamente para influir positivamente en la calidad de vida de los usuarios y el entorno, además del uso eficiente de los recursos. En él se desarrollan actividades para que personas mayores con un leve grado de dependencia puedan realizar actividades que les permitan mantenerse activos y compartan con la comunidad. 

En nuestra preocupación por esta temática, como Servicio Nacional del Adulto Mayor, y de la mano de la Primera Dama Cecilia Morel, quien lidera el Programa Adulto Mejor, hemos impulsado la promoción de las ciudades amigables con las personas mayores, iniciativa de la Organización Mundial de la Salud que busca contribuir a derribar barreras del entorno para promover un envejecimiento activo y participativo. 

Desde nuestro programa “Comunas Amigables con las Personas Mayores”, ejecutado oficialmente desde el presupuesto de Senama por primera vez este año 2020, estamos promoviendo un trabajo colaborativo con los municipios del país y sus comunidades, donde los propios adultos mayores se convierten en protagonistas y participan en los diagnósticos que se efectúan en los territorios. A partir de estos diagnósticos participativos, se generan las propuestas de acción a seguir, con el fin de mejorar el entorno y avanzar en la construcción de espacios e iniciativas acordes a la realidad de sus habitantes mayores.

Hemos trabajado fuertemente para favorecer el bienestar de las personas mayores, que no está dado solamente por la calidad de los servicios disponibles, sino que también por las posibilidades que les entrega el entorno en cuanto a participación e inclusión, lo que, sin lugar a dudas, marca una diferencia importante al momento de hablar de calidad de vida.

Es fundamental que avancemos en esta materia y que generemos iniciativas para impulsar el cuidado del entorno y de los recursos, para así construir mejores ciudades para vivir y que permitan no sólo preservar el medio ambiente, sino que también fomentar la participación y acercar los servicios a la ciudadanía. 

Así como pudimos dar un paso importante con la construcción del Centro Diurno Referencial del Adulto Mayor de Punta Arenas, queremos continuar con ese ejemplo y avanzar en el ámbito de la sustentabilidad y el uso eficiente de los recursos, tan necesario en estos momentos, para continuar beneficiando, tanto a usuarios como a la comunidad. 

El espacio físico donde habitamos es sumamente relevante al momento de hablar del desarrollo de un envejecimiento activo, y cuidarlo y preservarlo es tarea de todos. Colaborando conjuntamente como sociedad, de manera intersectorial, lograremos avanzar hacia el objetivo común de construir mejores espacios donde vivir y envejecer, dejando un importante y necesario legado a las generaciones futuras.