Cómo se construyó el primer hospital con certificación CES de Chile

El Hospital Quillota Petorca es uno de los recintos hospitalarios destacados en la industria de la salud por cumplir con los altos estándares de sustentabilidad que impone la certificación CES. Sacyr va por más.

“Estamos muy orgullosos de obtener esta certificación, que convierte al Hospital Quillota-Petorca en el primer hospital en Chile en obtenerla. Este hito refuerza el compromiso de Sacyr con la sustentabilidad en todas sus obras a lo largo de Chile, donde actualmente estamos construyendo los hospitales de Alto Hospicio (en proceso de certificación con CES) y Villarrica, y próximamente iniciaremos las obras de los hospitales Sótero del Río y Cordillera en Santiago (también incluirán certificación CES en sus desarrollos)”, dice Santiago García Cedrún, gerente general de Sacyr Ingeniería e Infraestructuras Chile.

El Hospital Biprovincial Quillota-Petorca, que beneficiará a más de 320 mil personas de La Calera, La Cruz, Hijuelas, Nogales, Quillota, Petorca, La Ligua, Cabildo, Zapallar, Papudo, es un edificio moderno, flexible y eficiente energéticamente, que logró la incorporación de importantes estrategias de arquitectura sustentable tanto en el diseño pasivo como en el activo.

En las bases de licitación del Ministerio de Obras Públicas y el Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota se exigió cumplir con la Pre-Certificación CES en el diseño total, donde fue un requisito que el consultor y el especialista en eficiencia energética trabajaran integrados en el desarrollo. Envolvente térmica de alta eficiencia, cristales de doble vidriado hermético con control solar, protecciones solares en ventanas, aprovechamiento de iluminación natural y vistas, así como también techos verdes utilizables, entre otras, resaltan en este proyecto.

En cuanto a las estrategias activas de eficiencia energética incorporadas, se utilizaron equipos y características que permiten ahorrar en la iluminación, así como el desarrollo de una central térmica para climatización con equipos de alta eficiencia, sistemas de ventilación de alto estándar y otras estrategias de reducción de demanda energética. Además, se consideró el uso eficiente del agua mediante artefactos sanitarios y la implementación de sistemas de riego adecuados para estos fines.

Además, el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota de Minsal se preocupó de pedir la incorporación de variables orientadas a la gestión eficiente de los residuos mediante la clasificación, reducción, reciclaje y valoración de los desechos, más allá de las exigencias normativas. Por eso, los residuos son separados y catalogados, para ser conducidos a vertederos autorizados y plantas de reciclaje.

Ficha técnica

  • Mandante: Sociedad Constructora: Sacyr Chile S.A.
  • Unidad Técnica: DA MOP Valparaíso – Servicio de Salud Viña del Mar Quillota
  • Arquitecto: Pine Arq & bbats + Tirado
  • Superficie: 7.1813 m2
  • Ubicación: Quillota, Región de Valparaíso
  • Asesor: B Green
  • Entidad Evaluadora: IDIEM
  • Constructora: Sacyr
  • Nivel de certificación alcanzado: Certificación Destacada
  • Puntaje alcanzado: 56,5

Majestic: el primer edificio privado de planta libre que ingresa a CES

Más de un tercio de consumo de energía y agua ahorraría este proyecto, que es el primero de inmobiliaria para venta o arriendo de oficinas en ingresar al proceso de certificación CES. Vidrios que reducen la transferencia de calor, una estrategia pasiva y artefactos eficientes harán del edificio comercial y oficinas un lugar acogedor y sustentable, alineado con las nuevas demandas mundiales. 

Así como ha cambiado la forma de trabajar en la oficina, también han cambiado el diseño, la arquitectura y la construcción. Un ejemplo de ello es el proyecto Majestic, el primer edificio de inmobiliaria para venta o arriendo de oficinas que ingresa al proceso de certificación CES y está emplazado en Santo Domingo esquina Av. San Martín, en pleno centro de Santiago. 

Durante el proceso de diseño, los consultores de B-Green han acompañado a los mandantes de este edificio de oficinas de plantas libres que incorporó la sustentabilidad en etapa temprana.

Con siete pisos, Majestic cuenta con una primera planta de locales comerciales y oficinas para arriendo desde el piso dos hasta el siete, además de tres plantas de subterráneos de 1.700 m2 cada una. “Una de las características es la envolvente de vidrio con muro cortina. Lo primero que analizamos fue esa envolvente, para dar cumplimiento a lo que exige CES. Al ser una envolvente térmica vidriada donde su fachada principal da hacia el norte era importante sombrearla para disminuir la ganancia térmica”, explica el asesor CES de B-Green, Cristián Gutiérrez.

El diseño de esta infraestructura consideró protecciones solares materializadas en un cristal de alto rendimiento que reduce la transferencia de calor, como es el KNT 140 que tiene un factor solar de 0,28. “Eso permite reducir la radiación solar que ingresa al edificio y con ese tipo de cristal más las protecciones solares teníamos, conseguimos una reducción importante de radiación”, comenta Gutiérrez.

De esta manera los 7.800 m2 de oficinas y los 1.500 m2 de locales comerciales del proyecto Majestic disminuyen la demanda de energía, mediante una estrategia pasiva. Al tratarse de oficinas de arriendo, los mandantes evalúan -en conjunto con sus asesores- una reducción en la potencia eléctrica: “optamos por una reducción de 30%, dado que eso va a quedar estipulado en un reglamento de copropiedad. La luminaria generalmente uno la deja instalada, pero, esto quedará en el reglamento que los arrendatarios van a tener que respetar, respondiendo a la reducción de energía”, señala el asesor CES de B-Green.

Igualmente, el diseño del proyecto contempló artefactos sanitarios y griferías de consumo eficiente, apuntando a una reducción de 40% en el uso del agua. Todos los análisis se hicieron mediante imágenes de modelación, en un software que permite calcular la demanda y consumo de energía, para entregar resultados de iluminación natural. Tras modelar el proyecto e ingresar toda la información, se definió el uso de varios muros de hormigón armado y mucho vidrio. “La gran envolvente es el vidrio. Había que seleccionar uno que cumpliera con los estándares que se requieren, ya que mientras más disminuye el consumo de energía mucho mejor”, concluye Cristián Gutiérrez.

Ficha técnica
Mandante: Inmobiliaria y Constructora Santa Ana S.A.
Arquitectos: José Tuca Garcés, Alex Brahm y Jorge Nordenflycht
Asesores: B-Green
Entidad Evaluadora: CIAES de la Universidad Católica del Norte

El diseño pasivo aplicado al espacio público: el caso del Jardín Botánico Chagual

Con el Parque Metropolitano de Santiago como mandante, en este proyecto ha trabajado un gran equipo, liderado por Luis Vidal y Matías Yachán, que ha incorporado múltiples estrategias que harán de esta gran obra un lugar acogedor y sustentable.

Los jardines botánicos han jugado un importante papel en el estudio, conservación y difusión del valor de las plantas a nivel mundial. De ahí que sea tan emblemático el proyecto “Jardín Botánico Chagual”, mandatado por el Parque Metropolitano, que busca obtener la Certificación Edificio Sustentable (CES). Su propuesta arquitectónica consta de cuatro edificios. Uno de ellos es el Centro de Visitantes (Edificio del Aire), que sirve de acceso en la parte superior y contiene el programa administrativo, sala de exposiciones, cafetería y salas multiuso.

Infraestructura y naturaleza

Asimismo, en el proyecto destaca una terraza que propicia un primer encuentro desde una posición privilegiada con amplias vistas hacia el jardín y la Cordillera de los Andes que alberga al conocido Cerro el Plomo, que con sus más de 5.400 msnm atrae a aficionados al trekking y el trail running. “Corresponde a un proyecto que mezcla espacios de oficinas con recintos de exposición y circulación de público. Los senderos exteriores a través de los jardines son la conexión entre los edificios”, explica ingeniero asociado de E3 y asesor CES, Matías Yachan.

La Plaza del Origen (Edificio de la Tierra), ubicada en el centro del recorrido del jardín, se propuso para quienes necesitan una pausa durante su recorrido, bajo una gran sombra, orientada en conexión con la simbología y la visión cósmica de los pueblos originarios. El edificio genera un espacio cubierto donde el visitante podrá descansar y vivir una experiencia vinculada a los orígenes del universo.

En tanto, el Edificio de Investigación Botánica (Edificio del Agua) se erigirá como un centro destinado a la investigación, registro y planificación del Jardín Botánico Chagual, que se coloca sobre las lagunas destinadas a la fitorremediación. Éste contará también con biblioteca, sala de lectura, laboratorios y salas relacionadas con la labor investigativa y ofrecerá óptimas condiciones de vistas, iluminación y ventilación natural.

Por su parte, el Edificio del Fuego, vinculado a las instalaciones del actual Vivero Leliantú, consta de un patio de maniobras y estancias relacionadas con el personal de mantención del Jardín Botánico, como comedores, bodegas, camarines y otros recintos técnicos y de apoyo. Además, se consideran otros programas asociados al óptimo funcionamiento del jardín. En este ámbito, destacan los sombreaderos distribuidos en el recorrido e integrados con los diseños de los distintos jardines temáticos.

“Se jugó con aislaciones mayores a las estándares, intentando evitar la existencia de puentes térmicos y generando grandes pieles semi opacas en las zonas acristaladas evitando grandes ganancias solares, pero permitiendo mantener muros cortina”, detalla el asesor CES, Matías Yachan. 

En este trabajo de ingeniería y construcción, el “Manual de Diseño Pasivo y Eficiencia Energética en Edificios Públicos”, publicado por la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, en colaboración con el Ministerio de educación, ha sido clave. Estrategias como el diseño en función del clima, la selección de materiales, la temperatura, la humedad, los vientos y las estrategias de diseño arquitectónico pasivo, estuvieron enfocadas en “aprovechar las ventajas del clima y minimizar sus desventajas, con el objetivo de alcanzar el bienestar de los usuarios de las edificaciones públicas con un mínimo consumo de energía”.

Y aunque el proyecto sufrió grandes mutaciones en su arquitectura en el transcurso de la etapa de diseño, lo que significó re pensar las soluciones constructivas, el diseño pasivo ha sido siempre un punto central para todos los profesionales detrás del Jardín Botánico Chagual que le cambiará la cara a Vitacura.

El imponente edificio de la Facultad de Administración y Economía de la USACH

En el diseño de esta obra destacan su base circular y forma piramidal, sus muros parcialmente acristalados, las terrazas con áreas verdes en cada nivel y una terraza en altura, desde donde se puede observar todo el campus.

En una superficie de más de 13 mil metros cuadrados se emplaza el nuevo edificio de la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de Chile (USACH), en proceso de precertificación CES. El diseño -hecho por Marsino Arquitectos Asociados- contará con doce pisos de 3,40 metros de altura para privilegiar el espacio y la libertad.

Con la asesoría de Efizity, el edificio ha logrado disminuir la ganancia térmica e incorporar un eficiente sistema de protección solar en la fachada. “No es 100% climatizado, solo hay calefacción en las salas y sistema para aire frío con tecnología inverter en las oficinas y estudio”, comenta Carlos Saldaña, asesor CES de Efizity.

La infraestructura consta de 12 pisos y tres subterráneos, salas de clases, auditorio para cerca de 350 personas, salas de estudio, recintos para profesores, cafeterías y casino. Su diseño incorpora espacios para centros de alumnos y una amplia cafetería central para estudiantes y funcionarios que se proyecta a los jardines exteriores.

La arquitectura del edificio invita a aprovechar los espacios, evitando puertas y cierres, para transitar por pasillos que unen los pisos como abriéndose a la conversación entre los usuarios, porque todo confluye en este proyecto único que busca fomentar la participación de los estudiantes, en todo lo que conlleva la vida universitaria.

Menos ganancia

Otro elemento diferenciador de esta mega obra -que sobresale por su belleza en Estación Central- es el uso de acero reciclado y otros materiales de bajas emisiones, según Saldaña. “Se pensó en el confort de los estudiantes, hubo estudios acústicos en salas y auditorios para lograr el mayor confort posible”, detalla el asesor CES.

 En tanto, las celosías verticales y profundas que adornan rítmicamente la fachada evitan la radiación solar directa. “Como las salas tienen harta ganancia térmica el objetivo fue evitar lo más posible las ganancias solares. Las salas, además, se ventilan mediante las ventanas”, afirma Carlos Saldaña.

Cuatro datos clave

Características pasivas: celosías verticales, cristal doble vidriado hermético.
Sistema de climatización: calefacción con calderas de condensación para salas de clases y oficinas; otros programas sistema de VRV Inverter.
Iluminación: se privilegia la iluminación natural de los espacios y se usa tecnología LED para la iluminación artificial.
Materiales: acero reciclado para la estructura y materiales de bajas emisiones para las terminaciones.
Ahorro de agua: el proyecto considera ahorro de agua tanto para el paisajismo, con vegetación de bajo consumo y riego por goteo; como para los artefactos sanitarios que también son de bajo consumo.

Edificio Aulas y Facultades de la UCM, pioneros en Sello CES “Plus Operación”

La Universidad Católica del Maule está marcando la diferencia en sustentabilidad, no solo en infraestructura, sino también en operaciones y mantenimiento.

Para garantizar que sus espacios sean adecuados, sustentables y confortables para la comunidad, la Universidad Católica del Maule (UCM) recurrió a la Certificación Edificio Sustentable (CES), que permite evaluar, calificar y certificar el comportamiento ambiental de edificios de uso público en Chile, tanto nuevos como existentes. El trabajo de la Dirección de Administración e Infraestructura y la asesoría de Mauricio Ramírez de 88 Limitada han dado tan buenos frutos que, hoy, el Edificio de Aulas y Facultades de la UCM es el primero a nivel nacional en obtener el sello CES “Plus Operación”.

 El plan maestro integral de la institución considera un plan de operación y mantención que llena de orgullo a la comunidad. “Todos estos esfuerzos, sólo buscan generar espacios propicios para la enseñanza y aprendizaje y así poder aportar a la región y al país con profesionales formados al más alto nivel de calidad”, afirma Gerardo Ojeda, director de Administración e Infraestructura de la UCM.

 En 88 Limitada le propusieron a la universidad certificarse con el sello “Plus Operación”, ya que, además de enriquecer toda la gestión de los activos, actúa como una tercera parte, para que la operación y el mantenimiento, efectivamente, se haga bajo un estándar de alta calidad. “Los edificios están alojados en las gerencias o en este caso en la vicerrectoría económica y a los ingenieros cualquier certificación les calza muy bien”, explica el asesor CES, Mauricio Ramírez.

Medición constante

 El sello que dura tres años certifica que los edificios se están manteniendo adecuadamente y que el uso eficiente de los recursos se está midiendo “Ser el primero de todos los rubros a nivel nacional en tener la certificación ‘Plus Operación’, es un tremendo logro de la institución, que evidencia su esfuerzo por lograr contar con los mejores estándares para sus estudiantes y funcionarios. Este sello de calidad, ya está instalado en el ADN de la Universidad y está declarado literalmente en su Plan Maestro de Infraestructura, que dictamina que todas las edificaciones que se construyan en la UCM, deben lograr la certificación CES”, añade Gerardo Ojeda.

Además del acompañamiento permanente, el asesor CES tendrá la misión de servir de guía, para los funcionarios, capacitando y fortaleciendo al equipo de mantenimiento, de modo que puedan hacer los reportes y seguimientos que exige este sello. “Ahora, el edificio medicina también va a ir con sello ‘Plus Operación’ y lo mismo se espera para otros edificios que están en desarrollo, en los cuales ya se está trabajando. Esto va a ser un estándar”, afirma Mauricio Ramírez.

El sello “Plus Operación” implica llevar un registro mensual o semanal de los consumos, a través de un sistema de extracción de datos. “Se colocan lectores en los tableros, se mide la cantidad de energía que se usa en calefacción, enfriamiento y cualquier otro equipo dentro del edificio. Todos los reemplazos de componentes se tienen que hacer en función de lo que se certificó en CES; se deben hacer encuestas de satisfacción al menos cada seis meses; y hacer el cruce para ver si hay cosas que no están funcionando de manera adecuada”, señala el especialista de 88 Limitada. 

De esta manera, se forma una línea base y se proponen mecanismos de mejora. “Por ejemplo, si salió elevado el consumo de calefacción y durante el año se observó que faltaba control en los termostatos, una medida de mejora es ver cómo conseguir que se regulen de una forma coherente y que no vaya cualquier persona a cambiar los termostatos. Se trata de desarrollar estrategias, implementarlas y volver a medirlas”, agrega Mauricio Ramírez.

Con los reconocimientos de la calidad de la infraestructura, las operaciones y el mantenimiento, la UCM espera ofrecer las mejores condiciones para la comunidad y, por eso, replicará los esfuerzos en los nuevos proyectos de infraestructura que está ejecutando la UCM, tanto en el Campus San Miguel, como en el Curicó. En esta comuna, comenzó con el diseño de urbanización y trabajos previos de su nuevo Campus en el sector de Rauquén y ya proyecta nuevos edificios en el Campus San Isidro, ubicado en el sector de Los Niches.

Ficha técnica:

Nombre de la obra: Edificio de Aulas y Facultades UCM.
Superficie: 8.941,53 m2.
Mandante: Universidad Católica del Maule.
Ubicación: Campus San Miguel , Avenida San Miguel 3605, Talca.
Arquitecto: Christian López Olivarí.
Programa: Aulas, oficinas de académicos, laboratorios, salas de reuniones, auditorios, estacionamientos subterráneos.

Los edificios precertificados con más alta puntuación CES 2019

Tanto el Edificio de la BICRIM de la PDI en Huechuraba como la Piscina Temperada de Talca, son infraestructuras con requerimientos especiales, lo cual no fue un obstáculo para obtener el segundo lugar y tercer lugar de los Premios CES, en la categoría de precertificados. 

Con una superficie construida total de 1.600 metros cuadrados, el Cuartel BRICRIM PDI Huechuraba obtuvo 71 de los 100 puntos que otorga CES, en el proceso de precertificación durante 2019. Destacan en él una envolvente y un diseño pasivo, lo que contribuye a una gran reducción de demanda de energía, superior a 43%. De hecho, en este ítem el edificio logró 12 de 16 puntos. 

El Cuartel de la PDI está en este momento en licitación, a la espera de comenzar su construcción en diciembre. “Fue difícil este proceso, porque durante tres años estuve buscando un terreno para poder construir un cuartel, finalmente, fue un privado, Juan Riesco, quien nos regaló el terreno para poder desarrollar este proyecto; luego, financiamos la arquitectura y especialidades del anteproyecto, lo dejamos cerradito; y después Jaime Fajardo -un reconocimiento muy grande a él y su equipo- desarrolló lo que es premiado y que pronto va a ver la luz”, explicó el alcalde de Huechuraba, Carlos Cuadrado.

Según la autoridad comunal, este tipo de premios posiciona la conciencia superior que deben tener los arquitectos, los ciudadanos y las autoridades con el desarrollo sustentable y todo lo que implica el cuidado del medioambiente. Una mirada que comparte en la Policía de Investigaciones de Chile, pues el representante del Departamento de Infraestructura y Propiedades de la PDI, Michel Jorquera, “este premio es fruto de tomar buenas decisiones en diseño y construcción, de cuarteles policiales que sean sustentables y eficientes en el uso de sus recursos”.

Asimismo, Jorquera valoró cómo se conjugaron todos los requerimientos técnicos, como zonas de seguridad, zonas de acceso para el usuario, salas de guardia y salas de entrevistas a menores, por ejemplo. “Refleja nuestro plan estratégico, donde uno de nuestros pilares es la infraestructura y equipamiento óptimo. Tenemos una metodología para la formulación y evaluación de proyectos y construcción de cuarteles policiales, por lo tanto, nos sentimos muy felices por este premio, que es consecuencia de un largo trabajo”, afirmó Michel Jorquera sobre el edificio que tuvo como asesores CES a Hernán Bugueño y Cristián Huenullán.

Piscina Temperada de Talca

La Piscina Temperada de Talca -que se emplaza en más de 1.900 m2 de superficie construida- obtuvo 70 puntos de un total de 100 en su proceso de precertificación. El edificio -mandatado por la Municipalidad de Talca y el GORE Maule- destaca por su envolvente térmica y diseño pasivo, cualidades que le dan la capacidad de soportar los requerimientos climáticos del lugar. Esto se traduce en el aumento significativo del confort térmico pasivo, en la disminución en la demanda de energía y en la reducción del consumo de agua potable.

“Se incorporaron colectores para agua caliente en la cubierta, se trabajó el paisajismo con especies de bajo consumo, se instaló riego automático, etc. Con todo esto, el ahorro hídrico supera el 50%, el ahorro energético más de 2%%, con un sistema de climatización de alta eficiencia. Agradezco este premio y espero estar aquí cuando se certifique el edificio”, afirmó Pedro Bartolomé de BIS Arquitectos.

Construir una piscina donde las condiciones son totalmente diferentes, tanto en temperatura como en ventilación no es tarea fácil, pero resultó una meta alcanzable gracias a la asesoría de Fernanda Soto y a la entidad evaluadora EBP Chile.

Los pilares en la sustentabilidad del Hospital Quillota Petorca

Losas prefabricadas, además de montaje en talleres de materiales enviados desde distintos puntos de Chile y el extranjero -como ventanas, puertas, fachadas y ductos de climatización- contribuyeron a que el proyecto se precertificara y dejar en alto su compromiso con la sustentabilidad.

Con la asesoría de B-Green y la evaluación del IDIEM de la Universidad de Chile, el nuevo Hospital Biprovincial Quillota Petorca logró un significativo cambio en la infraestructura sanitaria y, por supuesto, la precertificación CES (Certificación Edificio Sustentable). Esta mega obra hospitalaria, mandatada por el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota y ejecutada por el Ministerio de Obras Públicas, quintuplica la superficie del Hospital San Martín de Quillota y está prácticamente listo, pues, según el equipo de Sacyr Ingeniería e Infraestructuras Chile, presenta un 98% de avance.

¿Cómo se llevó a cabo el proceso constructivo del establecimiento? Sacyr presentó su oferta de proyecto y construcción en el último trimestre de 2016, la que fue adjudicada y, luego, se firmó el acta que daba comienzo al contrato el 23 de enero de 2017, entregándose el terreno el 3 de marzo de 2017, para empezar la construcción en julio de 2017.

Para el proyecto, Sacyr creó el Consorcio Hospital Biprovincial Quillota Petorca, formado por SACYR y SOMAGUE INFRAESTRUCTURAS, el cual aportó la mayor parte del personal de la obra, organizado en 14 departamentos diferentes. Producción se organizó en cuatro equipos, uno para cada uno de los tres edificios diferenciados: TH o Torre de Hospitalización, el UPC o Unidad del Paciente Crítico y el CDT o Centro de Diagnóstico y Tratamiento, además de un cuarto equipo para los trabajos exteriores y de urbanización, además de las medidas de mitigación del EISTU (Estudio de Impacto sobre el Sistema de Transporte Urbano).

En estos más de tres años, las obras de construcción se vieron obstaculizadas por diversas situaciones, como un hallazgo arqueológico y la pandemia por COVID-19. Sin embargo, ya solo están pendientes unidades de remates, pruebas de instalaciones, manuales y capacitación.

Mucha industrialización

 “La obra presenta un grado de industrialización muy alto, empezando por las losas prefabricadas que se usaron en la obra gruesa y, en general, por el montaje en talleres de materiales que se enviaban desde distintos puntos de Chile y del extranjero: ventanas, puertas, fachadas, ductos de climatización, mamparas se montaban en el extranjero y se traían a obra para ser instalados, o se premontaban y se traían a obra para ensamblarlos en talleres e instalarlos directamente como producto terminado”, explican en Sacyr Ingeniería e Infraestructuras Chile.

Otro de los aspectos llamativos de esta gran obra hospitalaria es el estricto cumplimiento a la normativa de gestión de residuos, dispuesto en la RCA (Resolución de Calificación Ambiental) del proyecto. “A través del Departamento de Medio Ambiente del Consorcio se han llevado a cabo estrategias internas de clasificación de residuos, más allá de las exigencias normativas. Todos los residuos que salen de la obra son separados y catalogados, para ser conducidos a vertederos autorizados y plantas de tratamiento y valorización”, detallan los especialistas de Sacyr.

Hospital Quillota Petorca en cifras

  • 551 estacionamientos
  • 282 camas
  • 24 salas de procedimientos
  • 15 cupos de diálisis
  • 9 pabellones
  • 9 boxes de Unidad de Emergencia
  • 8 boxes odontológicos
  • 6 pisos, un subterráneo y un nivel terraza con acceso a helipuerto
  • 3 salas de parto integral
  • 1 multicancha

Segundo lugar Premios CES 2020: con la sustentabilidad en el corazón

La estrategias de diseño, tecnologías y materiales estuvieron presentes -desde el origen- en la elaboración del proyecto Tercera Comisaría de Limache, en el que participaron MAO Arquitectos, la constructora B+V y Kipus.

Mandatada por la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas de la Región de Valparaíso y Carabineros de Chile, la Tercera Comisaría de Limache contó con la asesoría de María Luisa Del Campo, de Kipus; mientras que su diseño estuvo a cargo de la MAO Arquitectos. “El diseño que se adapta a los requerimientos climáticos del lugar, lo que se traduce en un aumento significativo del confort térmico pasivo; una reducción de las demandas de energía para climatización e iluminación superior al 32% y una reducción del consumo de energía también superior al 30%”, detalló el jefe de CES, Hernán Madrid, al entregar el segundo lugar de los Premios CES.

  Según Mónica Álvarez De Oro, socia de MAO Arquitectos y presidenta de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), su oficina ha tomado como una variable central de cada proyecto a la sostenibilidad. “Desde las primeras líneas de los anteproyectos incorporamos estrategias de diseño, tecnologías y materiales que apunten a ese objetivo. Por ello , ha sido nuestro desafío el capacitarnos en cursos y posgrados y aplicar los conocimientos adquiridos para mejorar nuestra arquitectura, su habitabilidad y la eficiencia de las edificaciones”, explicó.

  Además, para la arquitecta el trabajo en conjunto con Kipus en la certificación CES y con la constructora B+V, donde siempre han demostrado respeto a la arquitectura y gran apoyo para llegar a un excelente desempeño en la edificación, han hecho posible la obtención de este premio, que llega como un reconocimiento al gran equipo de trabajo que se ha formado. “Agradecemos este incentivo que nos hace trabajar con mayor entusiasmo y aún más dedicación en nuevos desafíos y futuros proyectos”, dijo Mónica Álvarez De Oro.

  En tanto, Fernando Marín, socio de MAO Arquitectos y director nacional del Colegio de Arquitectos, destacó el hecho de que la certificación de edificios se haya normalizado. “Hoy, no hay plan de estudios de ninguna escuela de arquitectura que no tenga introducción a la sustentabilidad desde el primer año. Eso es el mayor logro, que desde la tecnología y las políticas públicas se ha logrado traspasar a la enseñanza de la arquitectura, lo cual se ve reflejado en premios como este. Le dedico este premio a todo el equipo de la oficina, que tiene mucha experiencia en esto y que la vuelcan en cada edificio”, comentó.

  Ejecutado por la Constructora ByC, en el proyecto destacan el uso de protecciones solares para controlar el calentamiento por radiación solar, el aprovechamiento de la luz día y el bajo consumo de energía en climatización, debido al uso de aislación térmica.

Primer lugar Premio CES 2020: el fruto de las estrategias y análisis conjuntos

Equipos multidisciplinarios y colaborativos fueron los responsables del reconocimiento a la Comunidad Terapéutica Drogodependientes, hoy Centro Clínico y Comunitario UACh de Puerto Montt, impulsado por el Club de Leones Puerto Montt-Angelmó.

El primer lugar categoría “Certificado” de los Premios CES 2020 se lo llevó la Comunidad Terapéutica Drogodependientes, hoy Centro Clínico y Comunitario UACh de Puerto Montt, proyecto en el que participaron M&H Arquitectos y Gabriel Muñoz Cifuentes, con la asesoría de Rodrigo Escobar de Serrago Consultores.

Una de las mejores cualidades de este edificio, mandatado por el Club de Leones y la Universidad Austral de Chile, según expuso el jefe de CES, Hernán Madrid, durante la ceremonia es que más del 76% de la superficie está en condiciones de funcionar solo con iluminación natural.

“Estamos muy felices. Es un reconocimiento al compromiso con el que abordamos cada uno de los proyectos en que nos involucramos y a la sinergia colaborativa que se genera con los equipos de trabajo desde el diseño a la construcción. El resultado se extiende a los usuarios finales con edificios que logran altos estándares de confort con mínimos requerimientos energéticos”, afirmó el asesor CES Rodrigo Escobar.

Para el especialista en eficiencia energética -cuyo trabajo fue doblemente reconocido, pues también logró el tercer lugar del Premio CES 2020, con el proyecto Escuela Cantino de Vilcún- lo que mejor define a estos edificios sustentables es el alto impacto para la comunidad, con mínimo impacto medioambiental.

La Comunidad Terapéutica Drogodependientes, hoy Centro Clínico y Comunitario UACh de Puerto Montt, fue, para el arquitecto Gabriel Muñoz, el primer proyecto público en el que trabajó junto a su equipo en etapa de Precertificación y Certificación. “Junto a Rodrigo Escobar de Serrago Consultores nos planteamos estrategias e hicimos análisis pasivos, para lograr soluciones constructivas que disminuyeran lo más posible el costo de operación del edificio. Nos queda seguir incentivando -como MH arquitectos- a seguir con las alianzas para continuar a la vanguardia de los diseños con eficiencia energética y poder seguir participando de próximas ceremonias. Siempre estaremos impulsando la eficiencia energética en nuestros proyectos”, aseguró.

Alianza Club de Leones-UACh

  Actividades deportivas, artísticas y culinarias son posibles en este edificio gracias a sus amplios espacios, que se acomodan a los requerimientos para la atención de usuarios en situación de drogodependencia. “La Certificación Edificio Sustentable es una respuesta concreta del sector de la construcción ante el desafío global del cambio climático, una herramienta para la inclusión de nuevos estándares en la edificación pública y privada. Es por ello que nos sentimos muy satisfechos de contar con una edificación acorde a las exigencias, que cumple con los más altos grados de calidad en lo que a sustentabilidad se refiere”, dijo el presidente de la Corporación Comunidad Terapéutica Drogodependientes del Club de Leones Puerto Montt-Angelmó, Alexis Fuentes.

Impulsando la certificación

  Para el director regional de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Marco Scheihing, este es el reconocimiento a un trabajo de larga data en la entidad que encabeza. “Esto tiene el precedente de la elaboración de los términos de referencia con énfasis en la eficiencia energética, que introdujo el MOP hace año”, señaló.

Además, la autoridad valoró que este primer lugar se haya otorgado a un edificio del sur de Chile y recordó que la Dirección de Arquitectura fue una de las

primeras instituciones que han incorporado la certificación, buscando el trabajo con altos estándares. “Lo primero es contar con un alto estándar constructivo, el énfasis en eficiencia energética y que los edificios puedan prestar una buena utilidad”, agregó.

  Finalmente, Marco Scheihing, aseguró que trabajar con la Dirección de Arquitectura garantiza un estándar constructivo de eficiencia energética y de sustentabilidad muy singular. “Nuestra dedicación va también a lograr edificaciones que sean confortables, eficientes energéticamente y con costos operativos acotados”, concluyó.

Usuarios de los edificios más sustentables de Chile describen cómo es su habitabilidad

La iluminación, la calidez de los espacios y la disminución del ruido son las cualidades que más celebran las personas que pasan gran parte del día en un edificio con certificación CES.

Hace una década, en el Club de Leones de Puerto Montt-Angelmó se gestaba la idea de construir una comunidad terapéutica para ayudar a las personas a superar sus adicciones. Como organización de servicio a la comunidad, sus miembros aspiraban a contar con un establecimiento cálido y confortable, que contribuyera a la rehabilitación de los pacientes. Por eso, lograr el financiamiento para un edificio de alta calidad constructiva fue un sueño hecho realidad. 

El proyecto que alberga el edificio -ganador del primer lugar de la categoría Edificio Certificado en los Premios CES 2020- contempla la prevención del consumo de drogas, el control y la inserción en la sociedad. Ante los nobles objetivos del Club de Leones, el Consejo Regional de Desarrollo Urbano aprobó el financiamiento para nominar a la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) como mandante y a la Gobernación Regional como ejecutor técnico. 

“La sustentabilidad es súper importante, porque toda la atención psicoterapéutica que se realiza debe tener las condiciones necesarias, como amplios espacios, accesos adecuados, buenos índices de iluminación natural, una calefacción adecuada y equipos con el mínimo de emisiones para lograr calidad tanto interior como exterior. El edificio cuenta con todas esas características y eso facilita la labor del centro en convenio con la Universidad Austral de Chile que presta la atención clínica”, comentó Alexis Fuentes, presidente de la Corporación Comunidad Terapéutica Drogodependientes del Club de Leones Puerto Montt-Angelmó, tras recibir la noticia del premio.

Igualmente, el rector de la Universidad Austral de Chile, Óscar Galindo, expresó su satisfacción por esta distinción y adelantó que la casa de estudios continuará certificando todos sus proyectos nuevos. “Queremos agradecer muy sinceramente en nombre de la Universidad Austral de Chile, del Club de Leones y de todos quienes han participado en este hermoso proyecto. Creo que es un reconocimiento merecido, no porque nuestra universidad sea parte de esta iniciativa colectiva, sino por el gran trabajo que han hecho los arquitectos, el Club de Leones y la comunidad de Puerto Montt. Todos ellos merecen este reconocimiento y estamos felices de poder gestionar este espacio al servicio de la sociedad”, dijo. 

Trabajo grato

  Un edificio construido hace más de 20 años no puede compararse con los que se levantan actualmente en Chile. Así lo reconoce la Mayor de Carabineros Mylena Álvarez, Comisario de la Tercera Comisaría de Limache, quien valora todas las cualidades que llevaron al edificio en que se desempeña a obtener el segundo lugar de los Premios CES 2020.

“La temperatura podemos adecuarla en cada oficina, la luminosidad es muy grata y el ruido es casi neutro. Damos gracias por las características y el funcionamiento del edificio, porque nos da más más eficiencia en el trabajo y aporta a la concentración que debemos mantener en nuestras labores”, detalla la oficial de Carabineros.

Aprovechar los recursos energéticos y los espacios, pensando en la gran cantidad de horas que los funcionarios pasan en este edificio de Limache -diseñado por MAO Arquitectos- no tiene parangón, según la comisaria. “Estamos orgullosos de estar en un lugar sustentable y se agradece que la institución haya pensado en sus carabineros”, enfatiza la Mayor Mylena Álvarez.

Orgullo rural 

El director de la Escuela Cantino de Vilcún, Rafael Zúñiga, conoce a fondo la ruralidad. Por más de 36 años ha sido parte de ella junto a su esposa y se ha entregado en cuerpo y alma a la educación. El matrimonio supo lo que era trabajar en una infraestructura desgastada, hacer sus clases bajo un árbol y ocupar salas sin puertas ni ventanas, soportando las inclemencias del tiempo en un espacio reducido, con vista a los colihues que adornan el sur de Chile.

  Para estos docentes, el compromiso con sus alumnos siempre fue más grande que las necesidades y, por eso, Rafael Zúñiga, cree que el trabajo sistemático y constante de todos los profesores y los buenos resultados en las pruebas SIMCE, en parte, tuvieron que ver con que el nuevo edificio que alberga a la Escuela Cantino se hiciera realidad. “Nuestros alumnos y apoderados se sienten orgullosos del edificio, cualquier comunidad quisiera recrearse en la belleza de su infraestructura. Creemos que estas cosas dignifican a las comunidades rurales y al pueblo mapuche”, afirma el director del establecimiento más sustentable de la Región de La Araucanía, destacado con el tercer lugar de los Premios CES.