Noticias

Ricardo Fernández asume presidencia de Comité Directivo CES

El representante del Instituto de la Construcción, que reemplaza a Margarita Cordaro, se ha convertido en el tercer presidente de CES.
Noticia 1 fSeguir colaborando e incentivando el ámbito privado, así como que la certificación se haga extensiva a todo uso de edificios, están entre los planes más inmediatos de Ricardo Fernández, quien se ha convertido en el tercer presidente del Comité Directivo de Certificación Edificio Sustentable (CES), y en el primer ingeniero en asumir el cargo.

En representación del Instituto de la Construcción, para Fernández es un orgullo asumir esta tarea, porque “desde que se creó CES, entre el Colegio de Arquitectos, la Cámara Chilena de la Construcción, el Instituto de la Construcción y el Ministerio de Obras Públicas se ha conformado un grupo de profesionales de muy buen nivel que ha apoyado esta iniciativa y la ha mejorado”.

En ese sentido, el nuevo presidente de CES hace un guiño a los anteriores profesionales que asumieron las mismas labores: el primer presidente CES Norman Goijberg, de la CChC, y Margarita Cordaro, del MOP, que representan “un excelente nivel profesional”.

Fernández, ingeniero civil de la Pontificia Universidad Católica de Chile, también es gerente Técnico y de Innovación en la Compañía Industrial El Volcán, por lo que su labor también estará enfocada en incentivar más al sector privado.

¿En qué sentido el sector privado puede subirse al carro de la construcción sustentable?
Yo siempre he dicho que la Certificación Edificio Sustentable en una obra bien diseñada y con un buen proyecto es absolutamente aplicable para reconocer las buenas prácticas de diseño y arquitectura. Hoy en el ámbito privado, y en todo orden de cosas, uno está de acuerdo en que las cosas deben demostrarse, y para demostrar que las cosas están bien hechas se tienen que verificar por un tercero, y eso es la certificación.

Hemos trabajado durante los últimos años muy apoyados por el MOP y ha habido un gran desarrollo en ese ámbito, por lo que esperamos que en todo edificio que se construye con fondos públicos, sea obligatorio tener certificación. En tanto, en el ámbito privado deberíamos voluntariamente avanzar en que todas las edificaciones tengan una certificación y lo que buscamos acá es posicionar a CES como la certificación de Chile, que sea reconocida como marca y permita que la gente atribuya un valor, que cuando un usuario vaya a comprar una oficina o vaya a ver cualquier edificio de uso público, el hecho de tener un sello de certificación CES entregue valor para que ese usuario o futuro comprador reconozca los atributos, sobre todo en la operación del edificio.

Y creo que debemos trabajar en mostrar las bondades, ligado al ámbito privado donde uno busca mucho la productividad, y la productividad de los usuarios depende mucho las condiciones de confort y de operación del edificio. A eso es a lo que tenemos que apuntar, tenemos que mostrar los beneficios de estas edificaciones.

¿Le falta ver al sector privado la demostración de los beneficios?
Yo creo que no se ha entendido la diferencia entre certificaciones, reglamentaciones y también esta es una certificación que es muy reciente, a diferencia de otras como LEED u otras que llevan décadas en funcionamiento. Aquí tenemos que pensar que es una certificación que recién en la práctica lleva cuatro años, por lo tanto, creemos que estamos mostrando los primeros pasos y hay una curva de aprendizaje y conocimiento, en la que hemos venido desarrollando una masa crítica de asesores y entidades evaluadoras, que hoy ya existe, lo que nos permite aumentar la cantidad de volumen de los edificios certificados.

Certificación del Work Center de Volcán

Compañía Industrial El Volcán realizó la inscripción en CES de su Work Center ubicado en Las Condes Design, para probar cómo la certificación se puede ir extendiendo a distintos tipos de uso de edificios.

“Nosotros tenemos una experiencia muy grata que fue la incorporación de CES Hospitales y hoy hay grandes hospitales, como el de Curicó o Quillota-Petorca que están en proceso de certificación, y hemos tenido muy buena respuesta a la adaptación de CES para Hospitales, lo que tardó del orden de un año”, comenta Ricardo Fernández.

A raíz de esta adaptación, el nuevo presidente de CES ve que “en el sector del retail hay una gran oportunidad, porque los centros o edificios comerciales son grandes consumidores de energía, pero hay que adaptar la certificación a sus particularidades, como el tema de las vitrinas o cómo tienen que iluminar los productos en exhibición. Por ello hicimos este aporte, de manera que se viera qué atributos deben ser modificados para incluir este sector de edificios”.

¿Cómo se plantea esta presidencia de dos años?
Lo primero es trabajar en equipo. Aquí hay un equipo directivo conformado por dos representantes de cada una de las cuatro instituciones, a las cuales se han sumado el Ministerio de la Vivienda y el Ministerio de Energía como socios activos, por lo tanto espero que en estos años nos consolidemos ya con pantalones largos y podamos hacer los estudios demostrando los beneficios. Hoy tenemos una serie de edificios ya certificados y construidos y lo que queremos ahora es medirlos para demostrar los beneficios en cuanto a su operación y que en los costos de inversión, las diferencias son mínimas en relación con un edificio no certificado. En cambio, los beneficios son altamente rentables y eso es lo que queremos demostrar, junto con lograr que el 100% de los edificios que tengan fondos públicos sean obligatoriamente certificados y desarrollar el ámbito privado en este esquema voluntario.